5 de mayo de 2016 | Nateevo | Marketing

img-grande-post-chica

Patrones de diseño y fórmulas de texto a nuestra disposición

En la búsqueda de facilitar la vida al usuario no son pocos los patrones de diseño y fórmulas de texto que tenemos a nuestra disposición.

¿Cuáles emplear? o mejor aún ¿cuál priorizar en caso de existir distintas alternativas? son preguntas que nos debemos hacer antes de empezar a diseñar nuestra web:

  • ¿En qué país reside el usuario? Saberlo nos ayudará a determinar la divisa a utilizar por defecto en webs de ecommerce y el formato a emplear en fechas y horas.
  • ¿En qué idioma tiene configurado el usuario su navegador? Útil para saber por qué idioma apostar en los menús de selección de lengua de webs multinacionales.
  • ¿Cómo prefiere el usuario los datos: absolutos o relativos? Pueden ser unidades de tiempo, distancias espaciales, ratings y precios. En tablas comparativas de productos también juegan su papel: los datos absolutos se reservan para el producto de partida y los relativos para sus alternativas.
  • ¿Qué grado de precisión desea el usuario sobre la información numérica: dos decimales, tres…? ¿Y sobre las escalas de rating: 5 estrellas con posibilidad de dar valoraciones no enteras, votos negativos permitidos…?
  • ¿Qué precio le interesa conocer más al usuario de un producto: el inicial o el final una vez aplicado un descuento? ¿Ambos por igual? ¿Y el descuento, qué peso visual merece?
  • Si indicamos plazos temporales en días… ¿estamos considerando los días hábiles? Y en los precios ¿incluimos el IVA? Es importante conocer las convenciones de cada país y ante la duda por qué alternativa apostar.
  • En un buscador y/o menú de navegación (o listado de sugerencias) interno ¿qué recomendaciones/resultados deben priorizarse: las vinculadas al historial de compras/carrito de usuario o las predictivas en base a su lista de deseo/productos visitados, las basadas en su comportamiento o las basadas en su perfil, las de artículos de categoría inferior o superior.

Decisiones que no son baladí y que pueden incluso cambiar a lo largo del tiempo en función de nuestro target. Técnicas como el cardsorting, los treetests, los tests A/B y los resultados arrojados por Google Trends pueden ayudarnos a tomar la decisión final.

Es recomendable recolpilar periodicamente las nuevas posibilidades de personalización que nos ofrecen las distintas tecnologías web: protocolos, lenguages de marcado, de interacción, visualización, etc.

compartir

Más entradas