28 de septiembre de 2018 | Nateevo | Diseño, Experiencia de usuario

Técnicas de UX

Este será el primero de una serie de posts que escribiremos desde el equipo de UX de Nateevo.  Todos ellos tienen como propósito explicar de una manera sencilla el repertorio de técnicas que cualquier consultor de Experiencia de Usuario (UX) ha de conocer.

En el post de hoy nos centraremos en una de las primeras técnicas que vamos a usar en todos nuestros proyectos: la toma de requisitos inicial.

Los consultores de experiencia de usuario somos de los primeros actores en entrar en faena a la hora de abordar un nuevo proyecto. Es por esto que una buena toma de requisitos marcará sin duda el éxito o el fracaso del proyecto.

Características de un buen requerimiento

Por muy buenos conocimientos que posea nuestro equipo e independientemente de su calidad técnica, una vez se comprometa una entrega total al proyecto, desconocer los objetivos de negocio dará lugar con alta probabilidad a que el proyecto fracase o se convierta en una serie infinita de interacciones donde tanto el cliente como el equipo de UX acabarán frustrados.

Gracias a un artículo de Olga Revilla, tenemos una completa lista de comprobación para saber qué es lo que quiere un cliente cuando se aborda un trabajo de diseño de un producto o servicio.

Olga propone un listado de 69 preguntas que todo cliente debería de contestar incluso antes de la toma de requisitos presencial para conseguir una foto completa del proyecto y sus objetivos finales.

En este enlace tenemos la lista completa de preguntas.

A modo de resumen listamos a continuación las diferentes categorías en las que ha dividido estas preguntas:

  • Datos básicos
  • La empresa y su entorno
  • Los usuarios y clientes
  • Misión y objetivos del sitio
  • Tareas
  • Expectativas, requisitos y preferencias
  • Contenidos
  • Requisitos de accesibilidad
  • Recursos humanos disponibles
  • Recursos técnicos disponibles

Aún con la lista completa contestada por el cliente pueden surgir dudas. Además, puede darse la necesidad de profundizar en algún punto concreto de la lista o podemos requerir contestación a nuevas preguntas que tienen como raíz las ya contestadas.

Es en la toma de requisitos presencial donde se ha de abordar estas dudas y hacer uso de una virtud que todo consultor UX debería tener: saber escuchar.

Un recurso para usar en una toma de requisitos es la metodología de las 5 W:

What, Why, Who, Where y When = HOW

Preguntas toma de requisitos

1. WHAT – ¿Qué es lo que necesitan? ¿Cuál es el objetivo?

Necesitamos saber exactamente el objetivo u objetivos más importantes del proyecto. Esclarecer estos objetivos es fundamental para definir el alcance de dicho proyecto.

2. WHY – motivos. ¿Por qué necesitan este desarrollo?

Tenemos que conseguir que nos expliquen la necesidad de la que ha surgido este proyecto. O lo que es lo mismo, la oportunidad detectada por la que este proyecto es viable.

3. WHO – ¿Qué usuario va a ser nuestro objetivo?

Debemos de conocer al usuario final de la aplicación. Normalmente sus necesidades no coinciden con las necesidades del cliente. En el caso de tener varios tipos de usuarios (usuario interno / usuario externo) debemos de tener claro quiénes son y sus distintas necesidades, que determinan los usos que le van a dar a la aplicación.

4. WHERE & WHEN – ¿Cuándo y dónde se va a usar?

El ejercicio de análisis de los posibles casos de uso es esencial para poder diseñar, ya que usamos como referencia distintos escenarios o momentos. No es los mismo usar una aplicación en tu casa sentado en tu sofá que usar la misma aplicación en un lugar público con continuas distracciones y estímulos externos.

Las respuestas a estas 5 preguntas nos dará el HOW, el cómo hay que abordar cada proyecto enfocándonos en los objetivos, usuarios, uso y frecuencia que se va a dar a nuestra aplicación.

Usando estos recursos, nos aseguramos de iniciar un proyecto con la suficiente información para discernir las técnicas más adecuadas para la labor que nos alude, y con ello llegar a diseñar un producto que servirá tanto al cliente como a los usuarios finales del mismo.

En el próximo post de UX hablaremos del Card sorting y sobre cómo está técnica nos puede ayudar a proponer una buena arquitectura de la información.

 

Javier Robledillo

UX Consultant & Service Design

compartir

Más entradas